Nintendo, Sony: ¡que viene Apple!

Ayer se inauguró la conferencia para desarrolladores de Apple WWDC 2010, en San Francisco. Como ya se ha comentado en todos los medios de comunicación, Steve Jobs presentó el nuevo iPhone 4. Y de hecho, el teléfono fue el rey de la fiesta.

Aún así, Jobs dedicó el comienzo de su intervención ofreciendo algunas cifras de ventas del iPad (que ya había ofrecido la semana pasada en la entrevista en D8): se han vendido más de dos millones de iPads, y descargado 34 millones de aplicaciones -una media de 17 por iPad. Algunas de las novedades para el iPad será el soporte de lecturas PDFs y añadir notas en iBookstore. El director general de Zynga salió al escena a anunciar Farmville para iPad.

El anuncio es significativo. Si no conoces Farmville, probablemente no seas usuario de Facebook. Se trata de una aplicación Flash integrada en la red social. Es similar a SimCity o los Sims, y el objetivo es administrar una granja. Tiene millones de usuarios debido a que, para avanzar, se hace necesario añadir amigos granjeros. Por un lado, es un mensajito de Apple a Adobe: otra de las aplicaciones reinas de Flash crea una versión sin Flash. Por el otro, para millones de personas, el Farmville para iPad les podría excusa definitiva para comprarlo (una killer app).

Durante la presentación de ayer, los primeros invitados que salieron a presentar novedades fueron justamente los desarrolladores de videojuegos, una de las categorías más lucrativas de la App Store. Bien es cierto que no es un mercado nuevo, y que la industria de juegos móviles mueve muchísimo dinero. Hace tres años, la Nintendo DS y la PSP brillaban con luz propia. Pero un iPhone, o un Android, no es sólo un teléfono móvil, o una PDA, también son consolas portátiles. Apple es una amenaza directa para las consolas portátiles de Nintendo y Sony. Y por si el anuncio de Farmville no lo dejaba claro, ayer se presentó el  Guitar Hero para el iPhone y iPad, un juego clásico de la PlayStation.

En 2003, Nokia fue la primera que entendió que en el futuro el móvil convergería con el de las consolas portátiles, y lanzó su Nokia N-Gage, con éxito relativo. Un año más tarde, Nintendo revolucionó el mercado con una consola portátil destinada al público general, la DS, con un interfaz táctil de fácil uso y juegos divertidos, como el Brain Training. Ese mismo año, a finales de 2004, Sony lanza la PSP que competía directamente con la Nintendo DS. La PSP, a pesar de ser una consola más potente, no supera en ventas a la DS. En 2007 Apple lanza el iPhone. El iPhone y la Nintendo DS tienen en común el interfaz táctil (la DS con un lápiz, el iPhone con los dedos). Pero hay varias diferencias: la DS es sólo una consola. El iPhone es un teléfono, con toda una suite de aplicaciones como navegador, reproductor de música, reproductor de vídeos y cámara de fotos. A este respecto, la PSP sí que venía con varias aplicaciones de reproducción de música, vídeos, fotografías, navegador y lector de RSS. El iPhone no posee botones como la DS o la PSP, pero a cambio tiene acelerómetros y con las revisiones añadieron GPS, brújula y giróscopos. A todo esto añadimos que los juegos para el iPhone se compran por Internet, de forma instantánea y a precios muy asequibles. Jugar en la Nintendo DS y la PSP suponía ir a una tienda física y comprar un cartucho.

¿Cómo han reaccionado Nintendo y Sony? Sony lanzó una tienda en línea de juegos y presentó la PSP Go! y la PSP 3000, con soporte de chat, Skype, y adaptadores externos para GPS. Nintendo lanzó la DSi y la DSi XL.  Las ventas de la DSi XL no parecen malas: lanzada el 28 de marzo en EEUU, la DSi XL vendió en dos semanas 140 mil unidades. No está mal, pero en su lanzamiento, la revolucionaria Wii vendió en Europa 325.000 unidades en tres días. De hecho, es innegable el éxito de Nintendo durante estos años. Según datos de 2010, Nintendo ha vendido 125 millones de DS y y 67 millones de Wii. En comparación, y según datos ofrecidos ayer, Apple ha vendido un total de 100 millones iPhone, iPod Touch y iPads. De momento, es la mitad que Nintendo. (En España se han vendido 2 millones de Wii y casi 5 millones de DS, desconozco las cifras de ventas del iPhone y iPod Touch en España, aunque algunas estimaciones a ojo de buen cubero hablan de un parque de más de un millón de iPhones y iPod Touchs, a los que habría que añadir las ventas del iPad).

A pesar de los números favorables para la compañía de Mario Bros, la amenaza es real. En 2009, las ventas de la DS se han desacelerado debido a la competencia del iPhone -en palabras de Nintendo. En marzo de 2010, su director general sentenció que la batalla con Sony finalizó y que Apple es el enemigo del futuro.

Desde el punto de vista de los programadores es cierto que apostar por la App Store conlleva ciertos riesgos. Sin embargo, la barrera de entrada para programar juegos para el iPhone/iPod/iPad es mucho menor que para las consolas de Sony y Nintendo. Los royalties por publicar juegos son baratos, y el esquema de beneficios está claro (30% para Apple). Además, no hay que llegar a acuerdos con alguna distribuidora que se haga cargo de la fabricación de los cartuchos, empaquetados y distribución física. En todo caso, Sony, Nintendo y Apple comparten la obsesión por el control de qué se instala y qué no en la plataforma, lo que ha dado lugar a comunidades de hackers que utilizan fallos en el software de estos dispositivos para permitir la ejecución sin restricciones de aplicaciones. No es el caso de Google y Android, que es una plataforma abierta. Sin embargo, el Android aún es un jugador reciente en el mercado.

¿Cuál será la plataforma preferida de los programadores de videojuegos? ¿Desaparecerán las consolas portátiles por la competencia de los móviles y de las tabletas? Habrá que estar atentos a la evolución.